Eventos

Últimas noticias - Eventos

Visita a Ronda

A quienes con nosotros caminaban, a quienes con nosotros vienen.

Una vez más, quisiera escribir una memoria que recogiera la experiencia de todos los alumnos y profesores que hicimos posible esta visita a Ronda, pero me temo que es imposible; para ello sería necesario que cada uno escribiera sus impresiones y recuerdos, cosa a la que sin duda me gustaría animaros, no sólo para saber qué sacáis en claro de esta visita, sino además para rememorar dentro de algunos años, no sólo a través de unas fotografías, cómo fue esta visita a Ronda entre vuestros compañeros de clase y cuatro de vuestros profesores.
Llegamos a Ronda más tarde de lo previsto y con pocas horas para adentrarnos. Nos desplazamos andando desde la estación de autobuses hasta la Alameda del Tajo. Allí nos detuvimos ante la estatua de uno de los personajes más ilustres de esta ciudad, Pedro Romero. Explicamos a qué se debe su fama y de dónde y cuándo surge una de las fiestas más célebres y celebradas en Ronda, las Goyescas. Seguimos hacia el final de la Alameda, que ofrece vistas al Tajo por la parte más elevada de éste. Decidimos desayunar allí ante esas hermosas vistas. Contamos el origen del nombre de Ronda: de “arunda”, que significa “rodeada de montañas”. E hicimos para aquellos alumnos que se interesaron una pequeña introducción de las características geográficas y económicas de este lugar.
De allí, a través del paseo Orson Welles, pasamos al paseo Blas de Infante, dejando a la izquierda la plaza de toros con mayor diámetro de albero del mundo, según algunos libros. Atravesados los jardines, un balcón nos ofrece otras espléndidas vistas del Tajo y sus alrededores. Aprovechamos la ocasión para hacer fotografías al grupo desde distintas perspectivas.
La visita continúa por el paseo Ernest Hemingway y el mirador de los Románticos, bordeando el parador. Nos encontramos de pronto ante el Puente Nuevo, que se ha convertido en uno de los símbolos de esta ciudad. Gracias a él pasamos en muy poco tiempo y entre vistas no menos memorables del Tajo, de una parte a otra de la ciudad. El alumno Alan Garro Baena nos explica desde el mirador de Aldehuela, que es el que ofrece una de las mejores perspectivas de dicho puente y que lleva tal nombre en honor de su autor, las características principales de este símbolo que con el tiempo ha transformado la fisionomía de la ciudad.
Seguimos la visita rodeando el Convento de Santo Domingo, fundado por Santa Teresa de Jesús, y actual sede de los cursos de verano de la Universidad de Málaga, y bajamos por la calle Domingo Tenorio, quedando a nuestro lado la fachada del Palacio del Rey Moro y, un poco más abajo, el Palacio del Marqués de Salvatierra. Cruzamos por debajo del Arco de Felipe V, y desde allí ya podemos ver el Puente Viejo y el llamado Puente Árabe, puentes que unieron ambas partes de la ciudad en otros tiempos. Desde allí se divisan, asimismo, los baños Árabes. Comenzamos a ascender hasta llegar al lienzo de la muralla que se conserva en mejor estado. Caminamos por lo alto de una parte de las murallas y subimos a la torre más alta, desde donde también se disfrutan de hermosas vistas.
Cruzamos calle Armiñán, que divide la antigua medina en dos partes, para entrar en la Plaza Duquesa de Parcent, donde, a un lado, queda el actual Ayuntamiento y, en frente, la Colegiata Santa María la Mayor, construida sobre una Mezquita. El alumno Carlos Mariscal Reina nos ofrece, frente a su fachada, una explicación de la historia y de las características principales de este templo. Salimos de la plaza por la calle Manuel Montero, pasamos frente al Palacio de Mondragón, actual Museo Municipal, en dirección a la Plaza del Campillo, que ofrece una de las vistas más impresionantes del Tajo.
Antes de llegar de vuelta al Puente Nuevo, y con escaso tiempo por delante, la mayor parte del grupo decide aprovechar ese tiempo paseando por la calle Vicente Espinel –otro de los hijos más ilustres de esta ciudad-, más conocida popularmente como calle la Bola, que es la calle más importante en cuanto a comercios se refiere. La inmensa minoría acompaña a la alumna Edurne Rivero Muñoz al Minarete de San Sebastián, delante del cual nos ofrece una ordenada y detallada explicación de su historia y de sus características principales.
Nos encontramos todos entre la calle la Bola y la Plaza del Socorro, de regreso hacia el autobús. Como no podía ser de otro modo, nos quedan muchas cosas sin haber visto o sin haber profundizado: pasear por otros encantadores jardines y descender por la mina hasta el Guadalevín, demorarnos en los baños árabes, recorrer el interior de la Colegiata, perdernos acaso entre las callejuelas de la antigua medina, visitar el Palacio de Mondragón, con sus maravillosos patios, llegar hasta Acinipo… pero eso quedará para otros viajes, ya sea con los padres, ya sea con los amigos. Porque el viaje y la aventura no terminan nunca
En suma, ha sido una jornada de grata convivencia de los alumnos fuera de las aulas del centro y rodeados de la singular y cautivadora belleza de Ronda, como punto y final de la primera evaluación y preludio de unas felices Navidades y un próspero año nuevo que os deseamos vuestros profesores y profesoras.

Sebastián Gámez Millán

 

DSC03409 DSC03419


Temas

php wp_footer(); ?>